miércoles, 16 de enero de 2013

Jordi Jiménez: Orgullo del 80 y una mañana gloriosa


Defendido por Andre Turner en el partido de su vida (Foto: El Periódico de Catalunya)

Jordi Jiménez contiene una de esas historias aparentemente pequeñas que luego se van convirtiendo en más y más grandes a medida que uno rasca en ellas. Solamente jugó cuatro partidos ACB, un total de 65 minutos. Pero en uno de ellos fue clave para la victoria del equipo de su vida, el Joventut, en cuya cantera se crió. Ocurrió un 9 de abril del 2000 en la visita del Caja San Fernando. Aquel día, Jordi se clavó 35 minutos en pista sustituyendo al gran Rafa Jofresa. Y consiguió 10 puntos y 16 de valoración. El recorte que adjunto de Gigantes del Basket, que le señala como el mejor del choque, explica lo que ocurrió. Es curioso que Jordi no volvería a pisar una pista ACB en su vida.

A Jordi le cabe el honor de ser y de haber participado de cerca en la mejor generación española, la de jugadores nacidos en los 80. Fue compañero en las categorías inferiores de la Penya de gente como Raúl López, Albert Oliver --ambos jugaban en su mismo puesto-- Alex Mumbrú y Sergi Vidal, entre otros que también han logrado ser importantes en la ACB. "Hubo más que no son tan conocidos, pero que también fueron grandes compañeros", recuerda. Enfrente, en los campeonatos de Cataluña y de España, se enfrentó a Navarro, Pau Gasol, Carlos Cabezas... "Unas épocas geniales", destaca.

Ahora.
Aún recuerda vivamente cómo debutó ante el Pamesa en aquella temporada 99-2000, cuando fue reclamado desde el vinculado Sant Josep. "Mi mejor recuerdo de esta época fue el compartir vestuario con Rafa Jofresa, Ferran Martinez, Raúl Lopez, Alex Mumbrú, Quique Andreu...y poder tener aquellos minutos de gloria en el partido contra el Caja San Fernando. La verdad es que fue muy gratificante".

Tras dejar Badalona, pasó por varios clubs de LEB (Gandía, Santa Coloma y Aracena), pero llegó el momento en el que tuvo que dejar el nivel profesional porque le salió una oferta laboral en una entidad financiera. "Decidí seguridad a pasión". A partir de entonces, no dejó el baloncesto, matando el gusanillo en la EBA con Mataró y Granollers hasta que sus rodillas --con tres operaciones-- dijeron 'basta'. "Continúo con mis quehaceres diarios en Mataró con mi familia (mujer y dos hijas) y trabajando en Barcelona en una entidad financiera", apostilla.

Siempre le quedará aquella mañana en el Palau Olímpic de Badalona, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada