martes, 29 de enero de 2013

Roy Fisher: El psicólogo de Seattle



Entrando a canasta con el Joventut (Foto: Gigantes del Basket).

Roy Fisher. Qué clase tenía, ¿verdad? Desarrolló la mayor parte de su carrera entre nosotros a medio camino entre ser un valioso complemento en equipos grandes y un líder en otros de menor nivel. Fueron cinco temporadas en tres clubs y un total de 165 partidos, con 16 puntos de promedio. Muchos de ellos los consiguió con un afiladísimo tiro de tres (42%, no está nada mal), pero también hacía otras muchas cosas: corría el contraataque de forma rapidísima con sus 2,03, ayudaba al rebote, defendía a 'treses' altos o a 'cuatros' pequeños...

Portada de revista con el Barça.
No todo le salió redondo, claro. Fue 'descubrimiento' del OAR Ferrol en la 93-94, después de destacar en una entonces interesante CBA (para la ACB). En Galicia logró 21,7 puntos y 6,3 rebotes, lo que le valió nada menos que su fichaje por el Barça el año siguiente. Bajo las órdenes de Aíto empezó bien, pero luego Aíto quiso un punto más de competitividad con un jugador que ya conocía, Corey Crowder, y no terminó la temporada.

Eso no le hundió y alcanzó los 16,1 puntos en el Joventut en la 95-96. Tras pasar por Israel (Maccabi Ramat Gan), también se hizo muy querido en León del 97 al 99 rondando los 15 por partido.

Alucinante es con qué se gana la vida después del baloncesto. Alguien así no nos lo habíamos encontrado nunca: era licenciado en Psicología por California-Berkeley y, tras una etapa como 'broker' de hipotecas y empresario, decidió ejercer esa profesión en su ciudad natal, la lluviosa Seattle. En su página web --en la que vemos, por cierto, que ha abandonado el pelito corto que lució aquí por unas rastas-- detalla que está especializado en ayuda psicológica familiar y de pareja.

Me decidí a escribirle preguntándole por su tiempo en la liga y su vida actual y la verdad es que transmite buenas vibraciones en su respuesta. Resulta casi entrañable imaginándoselo tomando notas mientras el paciente de turno se tumba en el diván. Os dejo con la traducción.

Ahora.
"Me encantó el tiempo que pasé en España y en la ACB. Fue fascinante tener la oportunidad de viajar a otro país a una edad relativamente joven (tenía 24 años). Cuando fui por primera vez al país, a Ferrol, en el vuelo me prometí a mí mismo aprender lo máximo sobre la cultura, la gente y demás antes de que centrarme en cómo de diferentes eran las cosas respecto a América. Sé que muchos americanos habían fracasado en la transición de un sitio a otro debido a esta dificultad. Si allí se iba a desarrollar la mayor parte de mi carrera en el baloncesto, entonces quería hacer lo máximo para aprovecharla. Incluso aunque la NBA era el último objetivo, jugar en España fue extremadamente satisfactorio.

Me encantó compartir equipo con un buen número de jugadores que me gustaban y que ayudaron en mi adaptación. Cuando la gente me pregunta sobre mi carrera, siempre hablo bien de España. Fuera de mi área natal, que es Seattle, Barcelona es mi segunda ciudad favorita. Jugué media temporada en Israel (otro gran país), pero no pude esperar hasta regresar a España.

La mayor lección que aprendí fue que 'diferente' no quiere decir 'equivocado'. Hubo muchas cosas que no entendí, o que sea hacían de forma muy diferente respecto al sitio donde creí. Lo que vine a entender es que esas diferencias son lo que hacen a la gente y a los países únicos, y aprenderlo y asimilar las diferencias te hace una mejor persona.

Mi trabajo como terapeuta está basado en esta idea: aunque vengamos de sitios distintos y tengamos distintas experiencias, si tenemos tiempo para escuchar y valorar estas diferencias podemos llegar a un mejor entendimiento de nosotros mismos y de lo demás".

1 comentario:

  1. Roy a matar https://www.youtube.com/watch?v=7ZDew_69AKw

    ResponderEliminar